CONTROL AUTOMÁTICO DE SEDIMENTACIÓN - CONVES

Control automático de sedimentación Control automático de sedimentación Control automático de sedimentación Control automático de sedimentación

El Control automático de sedimentación “Conves” se ha diseñado específicamente para el control automático de la velocidad de sedimentación mediante elementos de fibra óptica de gran fiabilidad, sin la incorporación de mecanismos.

El conjunto se integra en una caja perfectamente protegida, que se instala preferentemente sobre el puente del Tanque Clarificador, próximo a la cabeza de mando del mismo. Su conexión al motor de accionamiento de la bomba de aportación de floculante se realiza a través de su armario de control, el cual debe incorporar un convertidor de frecuencia para la variación de la velocidad de la bomba.

El empleo de componentes de última generación en su construcción, ha permitido concebir un sistema de altísima fiabilidad y de gran precisión. Su original diseño, unido a la supervisión del funcionamiento del equipo mediante un pequeño PLC, que incorpora un programa informático desarrollado específicamente para este equipo, ha dado lugar a un sistema de control sencillo y fiable que permite asegurar un control óptimo del proceso de sedimentación-clarificación, reduciendo al mínimo el consumo de floculante, con el consiguiente ahorro económico.

FUNCIONAMIENTO

La operación del control automático de sedimentación “Conves” se fundamenta en la medición periódica de la velocidad de sedimentación mediante un ensayo realizado en probeta, similar al que se realiza en laboratorio, pero ejecutada “on-line” dentro del sistema, confrontando el valor obtenido con un valor de control “set-point” que se fija en el propio sistema. Si la velocidad obtenida es más alta o más baja que el valor establecido, se origina la disminución o incremento en la dosificación de la solución de floculante al equipo de decantación, manteniendo de este modo la velocidad de sedimentación dentro de los parámetros considerados como óptimos para el proceso de sedimentación que se pretenda controlar.

Como el tiempo de los ciclos de control es muy corto, existe la posibilidad de programar la ejecución de dichos ciclos prácticamente cada minuto, lo que permite un control preciso del proceso al contar con una rápida respuesta del sistema frente a imprevistos.